viernes, 23 de septiembre de 2016

Buenas prácticas en el cuidado del oído y "dry mopping"

Una entrada más, os traigo un documento muy interesante que me encontré por casualidad en la red. Se trata de un manual de buenas prácticas en el cuidado del oído, y me pareció lectura muy recomendable para otorrinos, médicos de familia y enfermeros.

Se trata de un documento que aborda de forma global la atención al paciente con problemas de oído, centrándose en la limpieza de la cera y en el control de las infecciones. Una de las cosas que me más llamó la atención del manual, es que no nos aproxima excesivamente a lo que tenemos debemos recomendar al paciente, sino en lo que tenemos que hacer nosotros: cómo hacerlo bien. Algo (o mucho) hay siempre que mejorar. Resalta el papel del enfermero en el cuidado de los oídos, su formación específica y la consecuente reducción de las remisiones al segundo nivel.

En la valoración de lado humano, hace hincapié en que muchos pacientes no oyen bien, o incluso pueden tener otros déficit comunicativos (personas mayores con demencia, Alzheimer). A parte de la formación específica, el profesional sanitario debería tener ciertas habilidades comunicativas que aseguren una comunicación efectiva. Pone el ejemplo de los pacientes que no hablan inglés, en nuestro caso serían los pacientes que no hablan español, que en Torrevieja tenemos muchos. Si ya cuando hablas un idioma que no es el tuyo, hablas como "para adentro", el hecho de tener que comunicarte en ingles en un tono más alto y pronunciando bien (cuando ni si quiera sabes si las pronunciación de la palabra es correcta), es bastante vergonzoso. Eso al principio, claro, después de diez años pierdes la vergüenza.

Contiene siete apartados y sus apéndices correspondientes en relación con:
  • La formación del profesional sanitario que realiza el cuidado de los oídos.
  • La evaluación del oído.
  • El tratamiento del cerumen
  • La extracción instrumental del cerumen.
  • El lavado ótico.
  • El uso del microscopio y la aspiración.
  • El control de infecciones.
Curiosamente, al leer el documento vi el término dry mopping, creo nunca lo había escuchado. El dry mopping lo recomiendan tras la realización de lavado ótico para secar remanente de agua del oído y minimizar el riesgo de infecciones. No sé si no lo había leído nunca, o no me había fijado...porque ya nací (profesionalmente hablando) en la época de la microaspiración.

¿Y qué es el dry mopping?

Lo tenéis muy bien descrito y detallado aquí, pero básicamente hace referencia a la limpieza de las secreciones del oído en casos de otitis supurada con una "lanza de servilleta de papel". La técnica debe hacerla un profesional sanitario, enrollando la punta de una servilleta de papel hasta que se haga un "churro" muy fino (tipo cola de rata). Se corta la punta para que quede más flexible, y después de hacer la otoscopia se introduce el papel unos 2-3 cm en el conducto auditivo. Se deja en el conducto unos 3-5 minutos para que absorba el pus, pudiendo repetir el procedimiento hasta que el pañuelo salga seco. No vale para la limpieza de cera.

En este estudio del The Journal of Laryngology & Otology de este mismo año, el dry mopping mejoraba temporalmente la audición en niños con otitis media crónica supurativa. Y si el niño necesita aplicarse gotas, mejor con el oído lo más limpio posible. En realidad no siempre tenemos a mano un otorrino aspirador en mano.

Os dejo subido el documento a la carpeta del Drive.
Feliz fin de semana, y gracias por leerme.

sábado, 10 de septiembre de 2016

Por qué a los otorrinos no nos gustan los bastoncillos: otros usos

A los otorrinos no nos gustan los bastoncillos. Mejor dicho, no recomendamos la limpieza de cera con bastoncillos, creo que también lo dije en las entrevistas del verano. 
Estaréis pensando: si los bastoncillos son "para los oídos", ¿por qué no podemos limpiarnos los oídos con ellos? Pero a mí se me ocurre otra pregunta: ¿de quién fue la idea de limpiarse los oídos con bastoncillos?



La invención del bastoncillo se atribuye a Leo Gerstenzang en 1923. La idea se le ocurrió cuando vio a su mujer poniendo algodones en cepillos de dientes para limpiar el oído de su bebé. Eso le inspiró para fabricar los bastoncillos de una sola pieza. Supongo que sería para limpiar los pliegues del pabellón auditivo, porque un cepillo de dientes parece un poco grande para el conducto de un bebé.

Y efectivamente, la limpieza de los pliegues del pabellón auricular se realiza muy fácil con el bastoncillo, pero nada más. Para limpiarse la cera del conducto, no. La piel de la parte más externa del conducto auditivo tiene pelos, glándulas sebáceas y glándulas ceruminosas. La cera, formada por la secreción de estas glándulas, por piel descamada y por partículas procedentes de la polución, en condiciones de una piel normal, es expulsada hacia el exterior con la ayuda de los pelillos del conducto. En otras palabras, si no hay ninguna alteración en la piel del conducto, la cera se autolimpia. La práctica habitual de limpiar la cera con el bastoncillo no hace más que empujarla para dentro, hacia la parte interna del conducto auditivo, que es más estrecha y no tiene pelos, con lo que queda impactada sobre la membrana timpánica.

¿Y por qué no nos gustan los bastoncillos?
  • El cerumen impactado sobre la parte interna del conducto auditivo y sobre el timpano, es más difícil y doloroso de extraer. 
  • Rascarse o limpiarse los oídos con los bastoncillos puede lesionar la piel del conducto, introducir bacterias y hongos, y favorecer la aparición de otitis externas.
  • El algodón del bastoncillo puede soltarse y quedar dentro del conducto. Sí, parece que no se sueltan, pero lo hacen. Si no, mira este vídeo. En esta otra entrada os hablé sobre un estudio de cuerpos extraños en el oído, y en el tercer lugar estaba nuestro querido algodón del bastoncillo.
  • Si la limpieza es algo brusca, o mientras te estás limpiado te dan un golpe, puedes perforarte el tímpano, y con peor suerte dañarte los huesecillos del oído. En este estudio sobre 197 perforaciones timpánicas traumáticas, la lesión con el bastoncillo del oído ocupa el tercer lugar. En este otro estudio sobre traumatismos auriculares en niños, el bastoncillo fue la causa más frecuente de traumatismo penetrante.

La verdad es que no encontré ningún cuestionario español sobre uso de bastoncillos, pero este estudio del sur de Inglaterra, es alarmante: el 68% de los encuestados usa bastoncillos. Y es que hay una percepción general de que los necesitamos limpiarnos los oídos por dentro: pues no, no y no.

Si has leído esta entrada y te planteas "quitarte" de los bastoncillo, te planteo otros usos que les puedes dar a los que tienes por casa:
  • Con un bastoncillo puedes limpiarte el ombligo, mi madre me lo limpiaba así, y te aseguro que sale sucio. 
  • Con el bastoncillo puedes retirar restos de pegamento cuando aun está fresco (esto me lo enseño mi marido), o puedes también empaparlo en alcohol y limpiar el extremo de algún  cable de conexión cuando te falle, a veces resucita (mi marido también).
  • Puedes modificarte el delineado del ojo si no te quedó bien, empapándolo en un poco de agua micelar. Puedes también quitarte el la máscara de pestañas que te ha manchado el párpado (eso sí, déjala secar primero y luego sale sola, de lo contrario solo te embadurnarás). Con el bastoncillo también puedes limpiarte el exceso de sombra de ojos que te cae sobre la ojera. Si esto te pasa a menudo, te aconsejo que te maquilles antes los ojos que el resto del rostro. 

No puedo despedirme sin enseñaros los mejores bastoncillo para uso cosmético, los encontré en Primark: tienen un lado más fino y otro más aplanado, ideales para lo que os cuento. 



¿Se os ocurre algún otro uso no otológico?

REFERENCIAS:
  • Steele BD, Brennan PO. A prospective survey of patients with presumed accidental ear injury presenting to a paediatric accident and emergency department. Emerg Med J. 2002 May;19(3):226–8. 
  • Lee LM, Govindaraju R, Hon SK. Cotton bud and ear cleaning--a loose tip cotton bud? Med J Malaysia. 2005 Mar;60(1):85–8. 
  • Nagala S, Singh P, Tostevin P. Extent of cotton-bud use in ears. Br J Gen Pract. 2011 Nov;61(592):662–3. 
  • Hempel JM, Becker A, Müller J, Krause E, Berghaus A, Braun T. Traumatic tympanic membrane perforations: clinical and audiometric findings in 198 patients. Otol Neurotol. 2012 Oct;33(8):1357–62. 
  • Gil-Carcedo LM, Vallejo LA. El Oído externo. Majadahonda, Madrid: Ediciones Ergon; 2001.

martes, 30 de agosto de 2016

Entrevistas sobre el cuidado de los oídos

Este verano, el programa de promoción y prevención de la salud del Hospital de Torrevieja incluyó dos entrevistas: una para la Televisión Torrevieja y otra para el programa "La Radio al Sol" de Radio Elche Cadena SER. En ambas entrevistas se abordó el cuidado de los oídos en verano, sobre todo para la prevención de la otitis externa.



Y como los famosos, parece que "me fui de bolo", porque acudí a las dos. La entrevista en la televisión fue una experiencia muy positiva. Hace algunos años había participado en un programa de la televisión Menorquina, pero la entrevista de este año la afronte con mucha más calma y la disfruté muchísimo. 

El programa lo podéis ver desde la página de la Televisión Torrevieja o también desde el canal de YouTube. 


Ya conocía el programa "La Radio al Sol", había participado hace dos años, os lo conté también en el blog. Este año fue desde Guardamar, y una lástima no haber podido grabar el programa porque no he podido acceder al podcast de ninguna forma. Os dejo el enlace a la entrevista de hace dos años aquí.


Un abrazo a todos de nuevo,  y ¡FELIZ VERANO!

viernes, 1 de enero de 2016

Ideas para hacerle un regalo original a un otorrino (III)

Hola a todos de nuevo. Espero que hayáis comenzado el nuevo año muy muy bien. Aunque vengo con un poco de retraso, aún tenemos algunos días para completar nuestras compras de Reyes. Si estás bloqueado y aún no sabes qué regalarle a tu amigo otorrino, ahí va mi selección de este año.

Para los que hacen guardias localizadas

Pese a que crea que los relojes inteligentes no terminan de despegar, no dudo en recomendar un Pebble para los realizan guardias localizadas. Un regalo que triunfará. Se trata de un smartwatch que, entre otras cosas, te avisa con vibración e iluminación cuando tienes una llamada o recibes un mensaje. La mayor ventaja del Pebble la veo cuando hay ambiente ruidoso y tienes miedo de no escuchar el móvil del trabajo, o lo llevas en el bolso, o te separas de él unos metros. Puedes tener el bolso con el teléfono a varios metros, y seguir recibiendo las notificaciones de las llamadas en tu muñeca, gracias a su conexion Bluetooth.
Después de utilizarlo durante un año, no puedo hacer más que recomendarlo. Como reloj inteligente no tiene tantas prestaciones ni es tan vistoso como otros, no es táctil y su pantalla es de e-paper. El modelo que tengo yo es en blanco y negro, pero la batería te puede durar una semana. Podéis encontrar los modelos en El Corte Inglés, el básico cuesta unos 139 euros.


La firma Guess también ha lanzado su reloj inteligente Guess Connect, muy bonito, con notificaciones sencillas. Se puede comprar a partir de 379 euros.


Fuente de la imagen: Guess

Para los que les gusta tomar notas en papel

Un regalo muy práctico sería este bolígrafo inteligente de Livescribe, que graba y reproduce lo que escribe y oye. Después transfiere las notas de audio y de voz a un ordenador mediante un cable USB o de manera inalámbrica. Lo puedes encontrar en Amazon por unos 155 euros.


Fente de la imagen: Livescribe

Para los que pasan muchas horas delante del ordenador 

Este calienta tazas con conexión USB mantendrá tu café siempre a punto para tomar. Además tiene otros 4 puertos USB adicionales para conectar otros dispositivos. Su precio es de 9.95 euros.


Fuente de la imagen: Regalos.es

Un regalo práctico

Original y práctico me ha parecido este cargador giratorio de dos puertos. Si eres como yo, que está cargando dispositivos todo el día, quizás te interese este enchufe en el que por una parte puedes cargar como un enchufe normal, y por otra puedes cargar dos dispositivos USB simultáneamente. Genial, ¿no? Es de Belkin y cuesta unos 37 euros.

Fuente de la imagen: Belkin

También me ha parecido práctico este estuche organizador de cables para viajes, cuesta 9.95 euros.

Fuente de la imagen: Factoría de regalos

Para LAS que trabajan todo el día o hacen guardias de presencia

Para aquellas que echan muchas horas fuera de casa te traigo algunas paletas de maquillaje muy útiles para llevar en el bolso, y que puedan lucir siempre radiantes y frescas. 

La Blush Subtil Palette de Lancôme y Face Color Enhancing Trio de Shiseido tienen colorete, bronceador e iluminador todo en uno, son geniales. Su precio ronda los 30-35 euros. Puedes acompañarlos de unas toallitas antibrillos, las de Essence cuestan 2.50 euros.



¿Qué te han parecido las ideas de este año?? FELIZ AÑO NUEVO

Te dejo los enlaces a las dos entradas anteriores:

viernes, 4 de diciembre de 2015

Sobre audífonos, amplificadores de sonido y "over-the-counter hearing aids"

En la ultima entrada comenté algunas diferencias entre un audífono y un amplificador de sonido, y volveré a resaltar que estos últimos no están indicados para tratar pérdidas auditivas. 

Por lo general, los audífonos provocan cierto rechazo, son caros y necesitan de varias visitas al centro audioprotésico hasta conseguir la correcta adaptación. Si a estos inconvenientes de la adaptación, se une el que los amplificadores son estéticamente muy parecidos a un audífono convencional, más baratos, pueden estar publicitados de una manera un tanto engañosa y al recibirlo en casa ya te lo pones y listo, la polémica está servida. Y otra cosa antes de que se me olvide: si pensamos que oímos mal y decidimos usar un amplificador de sonido sin consultar con un profesional sanitario, podemos retrasar el diagnóstico de un problema otológico, o empeorar uno ya existente. 

Y fuera de la regulación de todos estos dispositivos, se pueden encontrar audífonos "autoajustables" y que el consumidor puede obtener directamente de internet. El ajuste de la amplificación la realiza el propio usuario, sin la ayuda presencial de un audioprotesista, bien utilizando el ordenador o a través de un teléfono o internet. Son dispositivos que rondan los 600-1200 dólares, y que para comprarlos necesitas enviar una audiometría y el informe médico con la prescripción de un audífono. Un ejemplo es HearSource y America Hears. En el primer enlace puedes concertar una cita con un audioprotesista para el ajuste fino (claro, en USA).



En The American Journal of Medicine han publicado un artículo (aún in press), sobre amplificadores de sonido para adultos con pérdida de audición. Engloban tanto los audífonos autoajustables como los amplificadores en una categoría que llaman "dispositivos auditivos directos al consumidor". Después de hacer una revisión de los más sofisticados (y los más caros) nos exponen algunas las características técnicas de estos aparatos:
  • Características del output. Por lo general la amplificación de estos dispositivos tiende a ser lineal, o con una mayor amplificación de frecuencias graves. No parece adecuado para la pérdida de audición en relación con la edad, donde lo que hay es principalmente un déficit auditivo para las frecuencias agudas.
  • Relación señal-ruido. Una característica de los audífonos es hacer que el usuario pueda entender las conversaciones y que no le interfiera el ruido de fondo. Algunos de estos dispositivos auditivos sí que tienen micrófonos direccionales, o sistemas de micrófonos remotos (separados del audífono) o telecoils.
  • Confort auditivo. Algunos ya disponen de algoritmos para diferenciar el habla del ruido de fondo.
  • También nos comentan que los manuales de estos dispositivos autorregulables no parecen ser apropiados para gente mayor, ya que muchos de ellos vienen en DVD o son tutoriales on-line.

En este otro artículo de 2015 revisan las características los over-the-counter hearing aids (OTC) o aquellos audífonos que se venden directamente en el mostrador de tiendas de electrónicas, grandes almacenes o internet, en países en los que no hay regulación en la venta de audífonos (Hong Kong y algunas localidades Asiáticas). Nos exponen algunas características:
  • Características del output. Los mismo que en el artículo anterior, amplificación lineal, no recomendado para pérdida auditiva relacionada con la edad, ni pérdidas auditivas con reclutamiento. Incluso la mayor amplificación que estos paciente podrían recibir en frecuencias graves podría ser perjudicial y dañar su audición residual.
  • Nivel de ruido de entrada equivalente. Esta medición comprueba el ruido interno generado por el audífono. Muchos de estos dispositivos generan un ruido interno que puede ser percibido por el usuario.


Over-the-counter hearing aids revisados en el estudio. Fila superior: A: LingYin HA 611B; B: Hopewell HAP-40; C: Axwa EX-12D. Fila intermedia: D: JNC-MHA-BTE130; E: UP-6411; F: ShengDe V-163; G: Axwa OM-188. Fila inferior: H: Powertone HAP-F883; I: JNC-MHA-ITE 110; J: Axon K-80.

Los autores se aventuran a realizar un perfil audiométrico para el que "podrían" ser válidos estos dispositivos: hipoacusias de hasta 40 dB únicamente en frecuencias graves (tonos entre 250-1000 Hz), que podrían encajar en estadios iniciales de enfermedad de Menière u otoesclerosis.
En este mismo artículo concluyen que los over-the-counter hearing aids de nueva generación han variado bastante poco respecto a los más antiguos de unos diez años atrás, siendo dispositivos de amplificación lineal y con controles de volumen no óptimos. Y concluyen también que no son apropiados para para pacientes con perdida de audición relacionada con el envejecimiento (sobre todo los de coste bajo).

En este otro artículo de 2008 estudian los over-the-counter hearing aids agrupados por precio: los que cuestan menos de 100 dólares y los que cuestan entre 100-500 dólares. Concluyen que los más baratos no son adecuados para tratar pérdida auditivas y que los de rango medio si podrían ser una solución de bajo coste para aquellos pacientes que no pueden costearse una adaptación, con un tratamiento rehabilitador adecuado, siempre y cuando envíen previamente una audiometría, y sean muy cautelosos en la elección del OTC.

Antes despedirme os invito a leer este artículo sobre evidencia en audífonos autoajustables (Evidence in self-fitting hearing aids), sin duda muy interesante.

¡Feliz puente!

viernes, 27 de noviembre de 2015

Sobre audífonos y amplificadores de sonido: entre curioso y peligroso

Los que sois más o menos de mi edad os acordaréis del famoso anuncio del Whisper Xl, pues parece ser que el digno sucesor es el Silver Sonic XL: "...podrás escuchar sonidos que otras personas no pueden, y escuchar claramente conversaciones desde el otro lado de la habitación...".



En los últimos meses he visto a tres pacientes con pérdida auditiva que llevaban un amplificador de sonido. Los tres pacientes estaban relativamente contentos con el dispositivo, lo usaban a diario y no podían comprarse un audífono por motivos económicos. Me pareció CURIOSO a la vez que PELIGROSO.

Amplificador de sonido

Los mayores usuarios de audífonos son las personas mayores. La pérdida de audición relacionada con el envejecimiento suele instaurarse de manera gradual, y a veces ellos mismos no son conscientes de su problema auditivo. De ahí que muchos rechacen la adaptación de audífono. CURIOSO me pareció, porque estos pacientes que sí estaban motivados a adaptarse un audífono (pero lamentablemente no podían), "iban bien" con amplificador. De ahí que ser conscientes de la necesidad de mejorar su audición y la motivación, sean factores muy importante a la hora de comenzar una adaptación protésica.

PELIGROSO me pareció, porque muchos de estos amplificadores están engañosamente publicitados en internet como audífonos, cuando la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) informa de las diferencias entre audífonos y amplificadores de sonido. Aunque de apariencia puedan ser similares, únicamente los audífonos están indicados para compensar las pérdidas auditivas.


Un amplificador de sonido hace eso, amplificar el sonido en ciertas situaciones, pero NO están indicados en el déficit auditivo. Podemos usarlos para escuchar la tele cuando alguien duerme, por ejemplo, o para escuchar sonidos durante la caza o la observación de aves. Son dispositivos mucho menos complejos en tecnología y tienen menos funcionalidades que los audífonos. La normativa a la que están sujetos es la de los aparatos electrónicos.

Un audífono es más que un amplificador de sonido. El audífono convierte la señal acústica recibida por un micrófono, en señal electrónicamente tratada por un procesador, y envía la señal de vuelta de forma amplificada a través de un transductor al sistema auditivo. La señal que emite el audífono es totalmente individualizada a la pérdida auditiva, y la adaptación se lleva a cabo por un profesional sanitario. Los audífonos son productos sanitarios, y tanto los dispositivos como los establecimientos en los que se venden o adaptan están sujetos a la normativa correspondiente.

Audífono

Después de realizar un diagnóstico etiológico y clínico, la indicación de uso de un audífono es responsabilidad del otorrino. El trabajo del audioprotesista comienza con la recepción del paciente que proviene del otorrino. Después de una valoración indidualizada, en la que se realizarán también pruebas auditivas, el audioprotesista ofrecerá la solución auditiva más adecuada para cada paciente. Se tiene en cuenta el grado y tipo de hipoacusia, las características del paciente, su entorno social y las preferencias estéticas, entre otras cosas. A parte de ser adecuado a la pérdida auditiva, tiene que ser práctico y manejable para su edad, y a ser posible estético. 

El proceso de adaptación de un audífono puede durar meses, y la verdad es que no termina nunca, porque va a necesitar revisiones y controles de eficacia periódicos. Y otro aspecto es que la situación auditiva del paciente puede cambiar con los meses o los años, y necesitará reprogramaciones.

Podrías estar haciéndote algunas de estas preguntas: 

"Pero es que son tan parecidos y tan baratos...."
"¿Y qué daño pueden hacer? ¿Y por qué no valen?"
"Con lo que ha evolucionado la tecnología..."

Continuará...

REFERENCIAS:

miércoles, 18 de noviembre de 2015

¡Qué difícil es bailar!

A mi marido y a mí nos encanta bailar, es más, nos conocimos en clase de baile. Bailar con cierto “rigor” no es tarea sencilla. Tienes que conocer los pasos y las figuras, dejarte llevar por el hombre, moverte con cierta gracia y no parecer que te hayas tragado una escoba, sonreír porque te lo estás pasando bien, no mirar al suelo, mover y levantar los brazos sin parecer una “sincuello”, y un largo etcétera. Igualmente, es fundamental reconocer los ritmos y bailar en el tiempo adecuado. Un ejemplo: hay que bailar la salsa en el uno y no en el cinco, y ya queda desfasado total bailarla en el dos o en el seis…


Conocer los ritmos y los tiempos es cuestión ponerse a ello y practicar, hasta que seamos capaces de identificarlos adecuadamente. Es obvio que no a todas las personas nos cuesta lo mismo. Sin embargo, hay gente que padece realmente un trastorno en el procesamiento musical, una alteración conocida como amusia. Este conjunto de trastornos incluye tanto dificultades en la percepción, como en la ejecución y en la memoria musical.  

La amusia puede ocurrir tras una lesión cerebral que altere algunas funciones musicales (percepción, expresión, ejecución, ritmo, lectura…) o también ocurrir de manera congénita.

La forma congénita de amusia se conoce como “sordera al tono”, ya que el déficit para el procesamiento de los tonos es lo que ocurre casi constantemente en estas personas. Tienen problemas para reconocer tonos o melodías que les son familiares (especialmente cuando se escuchan sin letra), no diferencian melodías que son parecidas, tienen dificultades para memorizar canciones, no identifican cuando otras personas cantan y desafinan, ellos mismos desafinan al cantar, y tienen dificultades en seguir el ritmo de la música. 

La dificultad para identificar y memorizar los tonos es el principal componente la amusia, y es un hallazgo consistente en casi todas las personas con amusias congénitas. La segunda dimensión afectada concierne al ritmo de la música, pero solo estará afectada en algunas de ellas. 

Es un déficit musical que puede afectar al 4-5% de la población, que no me parece “poco”, porque realmente es una discapacidad: no disfrutan de la música, que tampoco se percibiría como tal, o incluso desarrollarían conductas evitativas. Habría que diferenciarlos de aquellas personas que no tienen confianza en sus habilidades musicales, o desafinan, o no siguen el ritmo, pero disfrutan de la música. Probablemente no hayan recibido estimulación o educación musical adecuada, y tengan sus habilidades “adormecidas”.

Los sujetos amúsicos congénitos no asocian déficit auditivo ni otras alteraciones cognitivas, y es interesante también el hecho de que la amusia congénita sea altamente específica del dominio musical, valga la redundancia. Es decir, los pacientes con amusia congénita pueden reconocer perfectamente las voces, los cambios en la entonación de la voz y los diferentes sonidos del ambiente. 

Para la evaluación de la amusia hay un test específico: el MBEA (The Montreal Battery of Evaluation of Amusia). Inicialmente fue diseñado para evaluar la amusia adquirida, pero en la actualidad se utiliza también para evaluar la amusia congénita. El MBEA contiene seis test que permiten evaluar el funcionamiento de cada uno de los componentes musicales: contorno melódico, intervalos, tipos de escalas, ritmo, métrica y memoria musical. 

Si os animáis, un test MBEA on-line lo podeis hacer aquí.


Buena semana, ¡y a bailar!

BIBLIOGRAFÍA
  • García-Casares N, Berthier Torres ML, Froudist Walsh S, González-Santos P. Model of music cognition and amusia. Neurologia. 2013 Apr;28(3):179–86.
  • Pfeifer J, Hamann S. Revising the diagnosis of congenital amusia with the Montreal Battery of Evaluation of Amusia. Front Hum Neurosci. 2015;9:161.
  • Tillmann B, Albouy P, Caclin A. Congenital amusias. Handb Clin Neurol. 2015;129:589–605.
  • Wilcox LJ, He K, Derkay CS. Identifying Musical Difficulties as they Relate to Congenital Amusia in the Pediatric Population. International Journal of Pediatric Otorhinolaryngology [Internet]. [cited 2015 Nov 18];0(0). Available from: http://www.ijporlonline.com/article/S0165587615005686/abstract